La Carabela de Plata volvió a navegar a orillas del río Odiel y lo hizo ante todo un equipo de Primera División como es Osasuna, invitado de honor para esta 54ª edición del Trofeo Colombino, edición especial tras la ausencia este clásico veraniego la pasada temporada.

La afición se dio cita en el Nuevo Colombino para presenciar un partido que, si bien tiene el caracter de amistoso, no es uno más, ya que disputar el Colombino siempre es especial para los jugadores del Recreativo.

El encuentro comenzó con el primer disparo, obra de Quiles, a los tres minutos. El onubense lo intentó desde la frontal tras deshacerse de varios rivales, pero el balón se marchó desviado. Durante los siguientes minutos, el Decano intentaba llegar con el balón controlado al área rojilla, mientras que los navarros trataban de salir con velocidad, pero las defensas se imponían. A la media hora de juego la tuvo Quiles, pero Herrera le aguanto muy bien y abortó el peligro. La primera parte terminó con Osasuna teniendo más la posesión del balón, pero Álex Lázaro intervino en dos ocasiones, una de muchísimo mérito, para evitar el gol visitante.

Ya en la segunda mitad, y con muchos cambios sobre el terreno de juego, el Recre lo volvía a intentar y a los 15 minutos a punto estuvo Fernando Vargas de batir a Herrera, pero el balón se fue muy cerca del palo izquierdo tras una buena jugada de Pepe y David Alfonso. Poco a poco el Decano se fue sintiendo más cómodo sobre el césped y disfrutó de varias ocasiones para adelantarse en el marcador por medio de Chuli y Gerard, pero el primer tanto llegó por parte de los visitantes en el minuto 80 en un libre directo lanzado por Adrián que se colaba cerca de la escuadra derecha de la portería albiazul.

El partido acabó con 0-1 en el marcador y de esta forma Osasuna consigue su primer Trofeo Colombino en su segunda participación y se une así a la lista de ganadores de la Carabela de Plata, que en esta 54ª edición zarpó hacia Pamplona.