Tras la biografía del principal impulsor del Real Club Recreativo de Huelva, el doctor William Alexander Mackay, continuamos aportando algunos datos biográficos del resto de los socios que fueron nombrados directivos en el momento fundacional del Decano del Fútbol Español.
Hay que hacer constar que la directiva elegida el 18 de diciembre de 1889 estaba compuesta por 7 miembros, mientras que cinco días después, junto a la ratificación de los anteriormente nombrados, se añadieron cuatro más, para un total de 11 miembros. Empezamos, como no podía ser de otra manera, por hacer un breve repaso de la biografía del primer presidente del Club, Charles Adam.

CHARLES WILSON ADAM

Nombrado presidente del Huelva Recreation Club (o Club Recreativo de Huelva, como indistintamente se le denominaba desde el primer momento) ya en la primera reunión del 18 de diciembre, y ratificado como tal en la del 23 de diciembre de 1889. Escocés, nacido en Paisley (población cercana a Glasgow) en 1848, hijo de John Adam (1809-1880) y de Janet Wilson (1813-).

Charles Wilson Adam

Realizó estudios universitarios en Glasgow para ejercer como ingeniero y delineante. El 6 de marzo de 1873 contrajo matrimonio en la High Church de Paisley con Flora MacLean, nacida el 10 de marzo de 1851, pero su esposa fallecería apenas dos años después, el 13 de junio de 1875, en su casa de Paisley. Charles se volvería a casar tres años más tarde, con María Henriette Collier, nacida en 1857 en la población italiana de Torre Pellice, en el Piamonte, sede de los valdenses italianos (iglesia o movimiento disidente del cristianismo). María vivía desde niña en Glasgow porque su padre, Hipólito Collier, nacido en la isla de Corfú (Grecia), era ministro valdense, y tuvo que huir en su día de Italia, instalándose en Escocia.

La relación con Huelva va a iniciarse en 1879. El Ayuntamiento de Huelva y el escocés William Simpson habían firmado un contrato público el 2 de mayo de 1877 para la concesión del alumbrado de gas de la ciudad, pero no sería hasta 1879 cuando se crea en Glasgow la compañía The Huelva Gas Company, con el objeto de adquirir esa concesión a William Simpson, acuerdo que se firma el 15 de junio de 1879.

Escudo de “The Huelva Gas Company Limited”

Es por ello que Charles y María llegan a Huelva a finales de 1879, tras haber sido nombrado él como director de la Fábrica de Gas que se estaba construyendo en la Vega Larga (al lado de la actual Plaza de Toros de Huelva). La fábrica empieza a dar servicio en los primeros meses de 1880 y el alumbrado de gas de la ciudad está listo para finales de junio de 1880, aunque se inaugura oficialmente el 15 de julio. Ese mismo año, la Huelva Gas Company solicita al Ayuntamiento la cesión de unos terrenos situados frente a su Fábrica de Gas, por medio de su representante, el empresario Francisco Jiménez, concejal del Ayuntamiento. Será en estos terrenos donde los británicos residentes en Huelva jueguen habitualmente sus partidos de fútbol y cricket durante esa década de los ochenta del siglo XIX. Sin duda, esta circunstancia influiría a la hora de nombrar a Charles Adam, cuando se constituya oficialmente el Club Recreativo en 1889, primer presidente de la entidad. ​

Charles Adam tuvo los siguientes hijos, todos nacidos en Huelva: Robert Wilson, Flora, María, Isabel y John Mackay. Además, en el cementerio británico de Huelva están enterrados otros dos hijos, que murieron a muy temprana edad: Charles Bert (nacido el 14 de junio de 1881, y falleció 10 días después, el 24) y Marie Charlotte (nacida a finales de 1885 y fallecida, con tres años y medio, el 2 de junio de 1889).

Charles Adam, junto a su segunda esposa

Charles Adam aparece en algunas de las primeras alineaciones conocidas de cricket, antes de la fundación oficial, y, como ya hemos comentado, es nombrado presidente del Club Recreativo tanto en la reunión fundacional del 18 de diciembre de 1889, como en la del día 23 del mismo mes. Adam firmó, entre otros, los planos de las vallas para cerrar los terrenos de la Fábrica de Gas, en 1888, y los del Velódromo en junio de 1892, recinto deportivo que promovió y diseñó desde la directiva del Club, junto al doctor Mackay.

Su familia vivió inicialmente en la casa anexa a la Fábrica de Gas durante los años ochenta del siglo XIX, pero en 1893 aparecen residiendo, según los padrones, en la calle Méndez Núñez nº11, y ya en 1894 se han trasladado a la calle La Fuente nº 11, vivienda en la que residirán hasta 1912 (típica casa burguesa que después albergaría la clínica de Vázquez Limón, y que afortunadamente aun se conserva). En 1895 su amigo y paisano el doctor Mackay se traslada a vivir a la misma calle, justo enfrente de ellos, el cual ejercerá de padrino de su hijo menor, John, que va a nacer ese año de 1895 (es por esa estrecha relación que el nombre completo de este hijo era John Mackay Adam).

Charles Adam, junto a su mujer y dos nietos

Charles Adam dejará la presidencia del Recreativo a principios de 1896, y desde entonces será el doctor Mackay el que ejercerá la presidencia del Club. Aunque ya no volvió a la directiva, sí participó puntualmente en algunas actividades. Así, fue el juez árbitro principal en las pruebas atléticas de inauguración del pabellón del Velódromo el 29 de octubre de 1904. Sus dos hijos varones, Robert y John, fueron destacados deportistas y socios del Recreativo.
El mayor, Robert (que aparece mencionado en las alineaciones como Berti) jugaba a cricket desde antes de 1902, y también sabemos que ganó varias de las pruebas atléticas organizadas por el club Recreativo el 29 octubre 1904. Robert siguió residiendo en Huelva, y se convirtió en consignatario de buques.
El menor, John (llamado habitualmente Jack) jugó al fútbol en el Recreativo desde pequeño, pasando por los distintos equipos de la cantera hasta debutar en el primer equipo en 1911. Habitual en sus alineaciones del Club entre ese año y 1916, ganó varios Campeonatos de Andalucía, y la Copa del Centenario de las Cortes de Cádiz. Jugaba de extremo. Cursó estudios en Granada, donde también promovió el deporte del fútbol y en su juventud estuvo trabajando unos años en Huelva, en la empresa filial de la Río Tinto Company llamada Productos Químicos Onubenses, y luego fue nombrado director de la mina Peña del Hierro. Posteriormente se establecería en San Juan de Aznalfarache. A partir de 1913 la familia de Charles Adam se traslada desde la calle La Fuente a un chalet en el número 20 de la Alameda Sundheim.​

PEDRO NOLASCO DE SOTO Y COLOM

Aunque no aparece como directivo del Recreativo en la reunión del 18 de diciembre de 1889, sí es nombrado Presidente, al igual que el escocés Charles Adam, en la de cinco días después. Como sabemos que en ese intervalo el Gobernador Civil, responsable de la inscripción de las nuevas sociedades en el Registro de Asociaciones, envió una carta a los promotores del club (tal como se recoge en la noticia de dicha segunda reunión en las páginas de La Provincia), planteamos la hipótesis de que quizás en dicha misiva se planteara la conveniencia de que hubiera un presidente de nacionalidad española.

Pedro Nolasco de Soto y Colom

D. Pedro Nolasco de Soto, nacido el 20 de enero de 1848, era el primogénito del gaditano D. Ricardo de Soto y Lavaggi, y de Mª Luisa Colom y Colom. Su padre, de buena posición social, se trasladó a Sevilla, donde ejerció como banquero, y traspasaría a Sundheim en 1875 los derechos adquiridos para la construcción y explotación de la línea férrea Sevilla-Huelva.

Pedro Nolasco fue enviado a estudiar, en la década de los sesenta del siglo XIX, al Catholic Institute de Liverpool (luego conocido como Saint Andrew’s College de Everton), junto a dos de sus primos de Jerez de la Frontera, hijos del fundador de la empresa de vinos González Byass. Estudió después en Madrid la carrera de Ingeniero de Caminos y Puertos. Tras licenciarse, trabajó durante cuatro años en distintas obras públicas de la provincia de Sevilla (1871-1875).

El 14 de mayo de 1875, su padre, que desde 1869 formaba parte del Consejo de Administración de la Compañía de Ferrocarriles de Sevilla a Huelva, traspasó a Sundheim los derechos de construcción de esta línea férrea, y ya ese verano de 1875 Pedro Nolasco trabajó comprobando cargas y pesos en los tramos de Sanlúcar la Mayor y Manzanilla del ferrocarril Sevilla-Huelva. Poco después, el 20 de abril de 1876, sería nombrado Jefe de Sección. Ese año pasó cuatro meses entre París y Londres realizando diversos encargos de puentes y material de hierro para construir dicha línea. El 23 de enero de 1877 el Rey Alfonso XII le concede la Gran Cruz de Isabel la Católica por méritos científicos en el ámbito de obras públicas. También sería condecorado como Caballero de la Orden de Carlos III. Fue directivo durante algunos años, junto con su hermano menor Luis, de la Sociedad Sevillana de Regatas, creada en 1876, deporte que quizás conociera o practicara en sus años en Liverpool.​Desde el 1 abril 1880, una vez finalizada y abierta al tráfico la línea, es nombrado Jefe de conservación del ferrocarril Sevilla-Huelva, y el 10 septiembre 1880 Sundheim lo nombra Ingeniero Jefe para la construcción de la línea férrea Huelva-Zafra.

Pedro Nolasco de Soto fue socio fundador de la Sociedad Colombina Onubense en 1880, y ya en ese año pasa a residir en Huelva. Sus padres también se trasladan a nuestra ciudad, en concreto al número 2 de la calle Monasterio (actual Vázquez López). Terminada la construcción de la línea Huelva-Zafra, fue nombrado Director de Explotación de la misma. Fue igualmente la mano derecha de Sundheim en muchas otras iniciativas, por ejemplo en el primer chalet que el empresario alemán construyó en Punta Umbría, y realizó igualmente el proyecto de la línea férrea de Minas de Herrerías a Cabezas del Pasto en 1904.

Nombrado presidente, junto a Charles Adam, en la segunda reunión fundacional del Recreativo el 23 de diciembre de 1889. Los terrenos donde se jugaba por entonces a fútbol y cricket, frente a la Fábrica de Gas, lindaban con las vías del ferrocarril Huelva- Zafra, del que él era director. Junto a ello, su dominio del inglés, su prestigio profesional y su anterior experiencia como directivo de un club de regatas tuvo que pesar a la hora de nombrarlo co-presidente del Club. De todas formas, en 1892 ya no aparece en la directiva, por lo que su contribución podríamos considerarla como efímera. Fue también un reconocido mecenas de la Hermandad de la Merced, conocida popularmente como Hermandad de los Judíos. Pedro Nolasco de Soto se casó con Rosa Mª Aldaz y Sancho, cordobesa, 16 años menor que él, el 3 de abril de 1899. Residieron en la calle Monasterio (actual Vázquez López) nº 13 y tuvieron un hijo, Pedro Nolasco de Soto y Aldaz, que falleció joven, el 16 de octubre de 1924. El 26 de julio de 1908 falleció, en Huelva, Pedro Nolasco de Soto y Colom.

JOSÉ MUÑOZ PÉREZ

Este onubense, ya nombrado directivo en la reunión fundacional del Decano del Fútbol Español, el 18 de diciembre de 1889, tiene el honor de haber sido el primer español en formar parte de una directiva de un club de fútbol, ya que fue el único nombrado en dicha fecha. En la reunión del 23 de diciembre sí entraron otros españoles, como acabamos de ver con Pedro Nolasco de Soto.

José Muñoz Pérez

Nacido el 7 abril de 1869, en Huelva, en el número 9 de la calle Rascón, José Muñoz Pérez fue bautizado en la Parroquia de la Concepción. Su padre era Francisco Muñoz Morales, (Huelva, 1838-1878), fundador de la Imprenta Muñoz, que luego pasó a ser de Viuda de Muñoz e hijos. Editor del periódico La Provincia desde sus inicios, en 1873, antes había editado otro periódico, El Porvenir de Huelva , que empezó en 1869. Su madre era Josefa Pérez Ortiz (1842-1916). ​

En la década de los setenta del siglo XIX, residían en el número 14 de la calle Concepción, donde también tenían la imprenta. Pasó varios años estudiando en Inglaterra en su juventud, por lo que hablaba perfectamente el inglés. Entre 1887 y 1888 mandó varias crónicas a La Provincia desde Londres. Posteriormente, su hermano Francisco también estudió en Londres y enviaba crónicas para el periódico en 1899 y 1900. Ya redactó una crónica de cricket el 14 de mayo de 1885 de un match entre los clubes de Huelva y Minas de Riotinto en los terrenos de frente a la Fábrica de Gas, según recordaba él mismo años más tarde. Algunas de sus crónicas deportivas para el periódico las escribía tanto en inglés como en español, y a veces firmaba con el seudónimo “Bad Leg”, dado que tenía una pequeña cojera.

Fue nombrado Vocal Secretario de la Sociedad de Gimnasia y Esgrima, fundada el 16 de octubre de 1889 en la calle Carmen nº 6 de Huelva, por tanto, solo dos meses antes de la fundación del Club Recreativo, del que también fue directivo desde el primer día. José Muñoz Pérez, como hemos dicho, fue el único directivo español en la reunión fundacional del Recreativo del 18 de diciembre, y también fue ratificado como miembro de la directiva en la posterior reunión del 23 diciembre 1889. Sin duda, su conocimiento del idioma inglés, su afición a los deportes británicos, y su posición dentro de la prensa local, le hizo el candidato idóneo para servir de enlace con las instituciones y la sociedad onubense. Tras la marcha del británico Palin, asumió el cargo de Secretario del Club desde 1891, y también fue miembro de la comisión organizadora de los actos del IV Centenario del Descubrimiento de América por parte del Recreativo. Tuvo a su cargo la edición del Programa de Actos que el Club puso en marcha para el año 1892.
Fue también corresponsal en Huelva del semanario El Sport, de Madrid. Para este pionero periódico deportivo, escribió, ya en febrero de 1892, un pequeño resumen de las actividades deportivas del Recreativo desde su fundación hasta ese momento. Fue propietario de la Papelería Inglesa, que distribuía el periódico y publicaba todo tipo de libros locales, folletos, programas, carteles y postales de Huelva. El negocio estuvo muchos años en la esquina de la calle Concepción con la calle Rico. Tanto la empresa familiar como el propio periódico, estuvieron muy vinculados, por diversos acuerdos comerciales, a la poderosa Río Tinto Company Limited.

En 1897 José Muñoz era Presidente de la comisión organizadora de las carreras de velocípedos en el Velódromo. Y en 1898 representa al Club Recreativo en las pruebas ciclistas celebradas en Calañas, dentro del programa de las fiestas de este municipio andevaleño. Llegó a jugar algún partido de fútbol, actuando de defensa, a pesar de su pequeña cojera, según el relato de algunos pioneros.

En 1903, tras muchos años como secretario, pasó a ser vicepresidente del Recreativo. Donó en diciembre de 1903 la Copa de plata que habría de disputarse en cada partido de​ fútbol que jugaran los miembros del Club contra los marineros del Seamen’s Institute. Esta Copa Seamen’s es el trofeo más antiguo que conserva el Recreativo en su museo. José Muñoz siguió de directivo hasta 1912. Fue concejal del ayuntamiento durante muchos años, y alcalde de Huelva en 1916. También fue Presidente del Círculo Mercantil.

Contrajo matrimonio en 1895 con María Luisa de Vargas Soto (1870-1959), hija primogénita de Carlos de Vargas y Díez de Bulnes, y de Dolores de Soto y Colom, hermana de Pedro Nolasco de Soto, también uno de los fundadores del Club. Vivían en un chalet con jardín en la Alameda Sundheim (la conocida actualmente como La Casona). En la parte trasera de la parcela estaba también la imprenta de la Viuda de Muñoz e hijos, donde se editaba el periódico La Provincia. Tuvieron seis hijos: Josefa, Mª Luisa, Rosario, José, Federico y Francisco. Todos ellos estudiaron en Folkestone, localidad al sur de Londres.

Mª Luisa Muñoz de Vargas, Luchy para familiares y amigos, (1898-1977). Estudió en Inglaterra y fue una buena jugadora de tenis, llegó a ganar torneos del Recreativo, como en 1914. También actuó como actriz en obras de teatro. Personalidad muy destacada en la vida cultural de la Huelva de entonces, fue pionera como escritora, redactora del periódico y poetisa. Publicó entre otros libros “Bosque sin salida”, que fue prologado por su amigo Juan Ramón Jiménez. Se casó con Rogelio Buendía Manzano, médico y poeta de la Generación del 27. Mª Luisa fue amiga de Zenobia Camprubí, la esposa de Juan Ramón Jiménez, desde la época en que Zenobia residió en Huelva (1909-1910), y se carteó con ella el resto de su vida. Primera traductora de la obra del portugués Pessoa al español. Escribió en varios números de la prestigiosa revista Papel de Aleluyas y también publicó numerosos relatos breves y novelas, y solía firmar como Félix de Bulnes sus colaboraciones en el diario La Provincia.

Rosario, en su juventud, también jugó al tenis y ganó el Torneo interior del Recreativo en 1915.

José Muñoz de Vargas (1903-1967), estudió en Inglaterra, y después en Barcelona en 1917 y 1918. Fue directivo del Recreativo en 1928 y 1929. Presidente de la Diputación de Huelva, Procurador en Cortes y muchos años Director General de la Compañía Sevillana (inauguró la Central Térmica Cristóbal Colón de la Punta del Sebo). Medalla de Plata al Mérito Provincial. Tiene calle con su nombre en Huelva, la del lateral del antiguo Municipal Colombino, y también en Sevilla, en el barrio de Nervión.

Federico también estudió en Folkstone y dirigió el periódico en su última etapa, tras la muerte de su padre. Fue directivo del Recreativo en 1924 y 1925.