La Copa del Rey tiene un sabor especial para el recreativismo y ayer volvió a quedar demostrado. El Recre recibía a Osasuna por un puesto en los octavos de final con el recuerdo de aquella mítica semifinal de 2003 en la retina. Ante una afición que acudió con ilusión al Nuevo Colombino, los albiazules salieron con Álex Lázaro en portería, Cera, Borja García, Morcillo y Diego Jiménez en defensa, Ponce y Kike Rivero en el centro del campo, Isi Ros, Víctor Barroso e Irizo en tres cuartos y Quiles como hombre más adelantado.

El Decano salió a morder desde el primer minuto, literalmente. Tras diez minutos de juego, los de Monteagudo ya habían probado a Juan Pérez en un tiro de Quiles, se habían provocado varios córners, siempre generando peligro en el área, y Morcillo había enviado un remate de cabeza rozando el larguero. Precisamente en un nuevo córner lanzado por Víctor Barroso llegó el primer gol, obra de Morcillo tras recoger un rechace en el área y batir a Pérez para poner el 1-0 en el marcador.

Al verse por debajo en el marcador, los rojillos dieron un paso al frente, pero el Decano aguantó bien plantado los acercamientos visitantes y, además, siguió generando bastante peligro en el área de Juan Pérez, sobre todo a balón parado. Precisamente en una jugada de estrategia, un nuevo córner botado por Víctor Barroso, la defensa de Osasuna no acertó a despejar y Roncaglia acabó introduciendo el balón en su portería, desatando la locura en una grada que veía cómo llegaba el descanso con 2-0 en el marcador.

La segunda parte comenzó con Osasuna intentando encerrar al Recre en su área, pero los chicos de Monteagudo aguantaron las embestidas rojillas a base de coraje y corazón, al mismo tiempo que intentaban, con transiciones rápidas conducidas por Isi Ros y Quiles, inquietar a la defensa visitante. En el minuto 75, Darko, con un gran cabezazo, acortaba distancias y, a continuación, Álex Lázaro intervino en varias jugadas de forma consecutiva para evitar el empate. Había que aguantar como fuera. Sin embargo, en el minuto 83 Chimy Ávila controló un balón en el área tras desestabilizar a Morcillo cuando el valenciano estaba en el aire para poner las tablas, un auténtico jarro de agua fría.

Había que disputar una nueva prórroga, igual que en segunda ronda frente al Fuenlabrada. Durante los primeros quince minutos no hubo ocasiones claras de peligro, el Recre aguantaba con el alma, ya que el físico le fallaba tras el carrusel de partidos disputados en estas últimas semanas. En el minuto 110 pudo estar la clave, tras una jugada enlazada por Ponce y Rivero, que buscó en largo a Chuli, el onubense ganó la carrera a su par y se plantó ante Juan Pérez, aunque su remate, algo forzado, lo rechazó el portero visitante. En la jugada siguiente llegó la sentencia. Un lanzamiento con la zurda de Íñigo Pérez a la escuadra puso el 2-3 con el que se llegaría al final de la prórroga y, por lo tanto, Osasuna estará en octavos.

Cayó eliminado un Recre que lo dejó absolutamente todo sobre el césped de un Nuevo Colombino que, una vez más, no paró de animar durante los 120 minutos de juego, alentando a los suyos cuando las fuerzas flaqueaban. Sin duda, una auténtica lástima, pero es momento de recuperarse y afrontar el partido del domingo, frente al Villarrobledo, con todas las garantías posibles para conseguir la segunda victoria consecutiva y subir puestos en la clasificación.

FICHA TÉCNICA:

Recreativo: Álex Lázaro, Cera, Borja García, Morcillo, Diego Jiménez, Ponce, Kike Rivero, Isi Ros (Chuli 77′), Irizo (Fran 68′), Víctor Barroso (Kleandro 83′) y Quiles (Gerard 98′).

Osasuna: Juan Pérez, Roncaglia, Zabarte (Nacho Vidal 65′), Estupiñán, Unai García, Moncayola, Rober Ibáñez (Darko 65′), Íñigo Pérez, Roberto Torres, Juan Villar (Chimy Ávila 65′) y Marc Cardona (Kike Barja 105′).

Goles: 1-0 (Morcillo 13′), 2-0 (Roncaglia p.p. 45′), 2-1 (Darko 76′), 2-2 (Chimy Ávila 83′), 2-3 (Íñigo Pérez 112′).

Árbitro: Gil Manzano. Amonestó a Cera, Fran, Chuli y Gerard por parte del Recre, y a Marc Cardona, Chimy Ávila y Moncayola por parte de Osasuna.