La Copa Seamen’s que hoy podemos contemplar restaurada tiene una bonita historia. Es el trofeo más antiguo que conserva el Decano en su Museo, si exceptuamos las medallas que el propio Club otorgó a los ganadores de las distintas pruebas deportivas en el verano de 1892, con motivo del IV Centenario del Descubrimiento de América.

El Seamen’s Institute, que da nombre a la Copa, fue una institución promovida por los británicos en aquellas ciudades portuarias en las que había mucho trasiego de marineros de dicha nacionalidad (también fue establecido en Bilbao o Las Palmas, por ejemplo).

La directiva de dicho Instituto de Marineros la constituían, por lo general, los agentes comerciales y el personal directivo de las compañías británicas que operaban en dichas ciudades (empresas mineras, navieras, de exportación, etc).

El objetivo de dicha institución era proporcionar entretenimiento, a la vez que formación, e incluso cobijo, a las tripulaciones que debían pasar varios días en esas ciudades portuarias, y evitar así en lo posible, tanto el vagabundeo, como la excesiva ingesta de alcohol y las diversiones nocturnas que causaban mala imagen del elemento británico ante la población local.

En Huelva, el edificio del Seamen’s Institute, situado en la esquina de Avenida de Italia con la calle Duque de la Victoria, se empezó a construir en 1889, por iniciativa del director de la Rio Tinto Company, el escocés Hugh Matheson, aunque fue inaugurado el 16 de febrero del año siguiente.

Disponía de capilla anglicana con pastor protestante, biblioteca, sala de lectura, sala de billar, escuela con un profesor a sueldo, y algunas habitaciones.

Constituida su primera directiva en 1890, a ella pertenecían, entre otros, el doctor Mackay, Adam, Speirs, Gough, también directivos fundadores del Recreativo el año anterior.

Tras la construcción del Velódromo y la organización de numerosos eventos deportivos por la conmemoración de 1892, con un enorme esfuerzo económico por parte del Club Recreativo, llegó un periodo de crisis económica, por lo que a partir de 1897 se llega a un acuerdo de colaboración por el que el Instituto de Marineros se encargaría de costear el salario del guarda del Velódromo, así como de ayudar a organizar los partidos de fútbol y cricket entre los socios del Recreativo y los tripulantes de los barcos británicos anclados en el puerto.

Esta etapa finalizó en 1902, y se informa al Ayuntamiento en enero de 1903 de que dicha colaboración queda disuelta, ya que el Club desea abrirse de nuevo a toda la sociedad onubense y a proporcionar más variedad de deportes a los socios. Pero en agradecimiento de esta beneficiosa colaboración anterior se establece en los nuevos estatutos del Recreativo de 1903, en su artículo 12, que: “serán considerados como socios transeúntes, sin necesidad de ser presentados,  todos los tripulantes de los buques surtos en esta bahía”.

En esta nueva etapa del club, aunque el Doctor Mackay continua en la presidencia, va a destacarse un directivo, nacido en Huelva, pero que había estudiado en su juventud en Inglaterra, erigiéndose en el principal impulsor del fomento del fútbol, el deporte que más había calado entre los onubenses entre 1889 y 1892. Nos referimos a José Muñoz Pérez, propietario del periódico La Provincia, que ya había sido nombrado directivo en la primera reunión fundacional del Club el 18 de diciembre de 1889, y que ahora es vicepresidente junto al Doctor Mackay.

José Muñoz propone en 1903 crear un torneo exclusivamente de fútbol, que enfrente a los socios del Recreativo con los marineros británicos que en cada momento estuvieran en Huelva bajo el control del Seamen’s Institute, para lo que se ofrece a costear el trofeo que se disputaría. Su propuesta es definitivamente aprobada en la reunión de la directiva celebrada el 9 de diciembre de 1903 (hay que recordar que ese mismo año se había empezado a disputar el Campeonato de España, con una copa donada por Alfonso XIII al presidente del Madrid FC). La copa encargada por José Muñoz fue labrada en plata en Londres en ese mismo mes, y el Club anunció la disputa del primer partido para el 2 de enero de 1904.

La inscripción de la Copa dice así: “Huelva Recreation Club. Football Cup. Seamen’s Institute. Presented by Mr. Jose Muños. 1904“.

En esos primeros años la prensa local se refería a ella como la Copa de plata, o la Copa de José Muñoz. Pero con el tiempo se fue imponiendo la denominación de Copa Seamen’s.

No sabemos el resultado de aquel primer encuentro del 2 de enero de 1904, pero ganarían los representantes del Seamen’s, dado que en el anuncio que hace la prensa del siguiente partido a disputar, a finales de abril, se dice que la Copa está en ese momento en posesión del Seamen’s. Siguió disputándose, con varios partidos más en los últimos meses de ese año de 1904, y en los años siguientes, con bastante asiduidad, siempre contra tripulantes de los barcos surtos en el puerto.

La importancia de este trofeo radica en que de esta forma, el Recreativo pudo mantener entrenado y compitiendo a su equipo de fútbol durante casi todo el año, dado que en aquellos momentos el único rival disponible era el equipo de Riotinto. Poco a poco los socios del Club fueron demostrando su superioridad e imponiéndose con mayor frecuencia y con tanteos cada vez más abultados, hasta que el 2 enero de 1911, la prensa local afirma que, con la victoria por 12-0 el día anterior, el Club se queda en propiedad dicho trofeo, al haber ganado consecutivamente la Copa tres veces seguidas. Hubo algunos partidos posteriores contra tripulantes de navíos británicos, aunque ya no se hace alusión a la disputa de dicha copa.

Alejandro López Pérez
Dpto. de Historia del Real Club Recreativo de Huelva SAD